• Diana Nieto

¿Y QUÉ PASA CON LAS INSTALACIONES INDUSTRIALES?


Las ocupaciones industriales abarcan un amplio espectro de propósitos. Algunas emplean a muchas personas para que trabajen en un único edificio. Otras instalaciones albergan grandes piezas de equipos, pero tienen muy pocos empleados. Generalmente, las ocupaciones industriales están divididas en dos categorías: las industriales de propósito general, las cuales son de bajo riesgo y de riesgo moderado y las instalaciones de alto riesgo. Los ejemplos de ocupaciones industriales incluyen fábricas, plantas de energía, refinerías y lavanderías.


Las instalaciones industriales y de fabricación experimentaron 16.100 incendios estructurales los cuales fueron informados a los departamentos locales de bomberos en 1998, con pérdidas asociadas de 20 civiles muertos, 520 civiles heridos y $631.8 millones de dólares en daños directos a la propiedad. El número de incendios disminuyó en más del 60% a partir de 1980, mientras que la muerte de civiles y el daño directo a la propiedad, ambos sensibles al impacto de uno o dos incidentes muy grandes, no mostraron una tendencia clara. A pesar de la reducción presentada, las instalaciones industriales y de fabricación todavía son responsables de la pérdida de 3 de cada 10 dólares, debido a incendios estructurales no residenciales ocurridos entre 1994 y 1998 y, de 1 de cada 5 civiles heridos por el fuego en incendios informados, que ocurrieron en estructuras no residenciales, mientras que dan cuenta de solamente un incendio de un total de 9 incidentes de incendio en estructuras no residenciales, y con una participación similar de civiles muertos por incendios de dichas propiedades.


De los 25 incendios y explosiones más costosos ocurridos en la historia de los Estados Unidos (hasta finales del 2000), después de los ajustes por inflación, 8 involucraron instalaciones industriales o de fabricación, y todos exceptuando dos de ellos, ocurrieron en la última década y media del siglo XX: un incendio en 1989 en la planta de polietileno en Texas (el quinto más costoso de todos los tiempos), un incendio en una planta de energía de un complejo de fabricación de automóviles en Michigan en 1999 (número 9), un incendio en una hilandería textil en Massachusett en 1995 (número 11), un incendio en una embarcación y una planta de productos químicos en Texas en 1947 (número 13), un incendio en una refinería de petróleo en Lousina en 1988 (número 14), un incendio en una planta de productos químicos en Texas en 1987 (número 21), un incendio en una planta de energía nuclear en Alabama en 1975 (número 22), y un incendio en una planta de aluminio en Lousiana en 1999 (número 24).


El incendio mencionado anteriormente, que ocurrió en la planta de polietileno en Texas en 1989 y el incendio de la planta de pollos en North Carolina en 1999, son los ejemplos más recientes del potencial continuado para que ocurran pérdidas importantes de vidas humanas en estas instalaciones, ya que más de 20 murieron en cada incidente.


Sin embargo, el incendio industrial más reciente y letal del mundo ocurrió en una fábrica de juguetes en Tailandia en 1993. Dicho incendio mató a 188 trabajadores, sobrepasando el número de víctimas de 145 que se presentaron en el incendio de la Triangule Shirtwaist Company de 1911, el cual es todavía el incidente en una planta de fabricación que ha producido más muertes en la historia de los Estados Unidos, sin estar involucrada una explosión.


La amplia variedad de procesos industriales y de fabricación potencialmente peligrosos está claramente reflejada en las cifras, pero también lo están los riesgos más comunes, los cuales están asociados con el calentamiento, el servicio eléctrico, los incendios provocados y fumar. Aunque el área del proceso o de fabricación que define la actividad y el propósito de la instalación es el área principal del origen del incendio, la mayoría de los incendios y pérdidas ocurren en incendios que se inician en otro lugar.


Aun cuando esto ocurre, los incendios industriales no son necesariamente letales y costosos. Muchos factores contribuyen típicamente para que un incendio industrial produzca una pérdida importante de vidas o de la propiedad. Un factor común es la falta de funcionamiento de los sistemas de supresión de incendios de la estructura. En 1994 y 1998, el 59% de los incendios estructurales informados, que ocurrieron en instalaciones industriales y de fabricación, sucedieron en propiedades sin rociadores. Cuando los rociadores estaban presentes, las probabilidades de morir fueron 30% más bajas y la perdida promedio por incendio fue inferior en un 66%.


Sin embargo, otro factor es el diseño inapropiado de los sistemas de egreso. Desafortunadamente, las salidas cerradas todavía contribuyen con las fatalidades. En el incendio de Carolina de Norte citado anteriormente, las salidas cerradas y bloqueadas contribuyeron con la muerte de 25 personas. Una causa importante de la pérdida de vidas humanas en el incendio de Tailandia fue la disposición inadecuada de las salidas. Este es solamente un ejemplo de cómo los incendios industriales importantes tienden a involucrar una falla en el seguimiento de los requisitos de seguridad contra incendio los cuales están bien establecidos.

Fuente: Manual de la protección contra incendios 5ta edición volumen II NFPA

41 vistas
  • whatsapp-logo-1-1
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono LinkedIn

info@firesafety.com.co 

+57 301 6829326

Bogotá, Colombia

© 2018 por Fire & Safety